Ayer nos animamos y nos pusimos manos a la obra a cocinar un botillo que me había enviado mi hermano hace unos días.

El botillo es un plato típico de León que se puede degustar en la comarca del Bierzo, aunque en otras provincias también puede apreciarse, como en Galicia, donde se le llama botelo. Es una tripa de cerdo en cuyo interior hay diferentes partes del animal adobadas y curadas.

Su preparación es muy sencilla ya que viene preparado para cocerse y sólo debemos ponerlo en una olla llena de agua hirviendo y dejarlo entre 2 horas y 2 horas y media a fuego medio, no muy fuerte.

Para acompañar el botillo se cuecen unos cachelos, que son unas patatas típicas de la región del Bierzo y Galicia, aunque cualquier patata de calidad sirve. Aquí en Irlanda las patatas suelen ser muy suaves con lo que sirve perfectamente. Para terminar se cuece una berza, que acompaña con su sabor amargo al picante del botillo y en nuestro caso, al salado del jamón que cocimos ya que el botillo no era muy grande.

El resultado es una exquisita combinación de carne y verduras que si algún día estáis en España no dudéis de visitar mi tierra para degustar en todo su esplendor, todo ello con un buen vino tinto: una reserva o gran reserva con mucho cuerpo para acompañar la carne.

Para terminar, Elena había preparado un delicioso postre de queso y caramelo para suavizar la comida y un chupito de licor de hierbas que guardaba en mi habitación para ocasiones especiales.

About these ads