Las mujeres no confían en las mujeres…
Los hombres no confían en las mujeres…
Nadie confía en ellas,
es lo que tenemos en común hindúes y católicos.

“El abanico de Lady Windermere”, Oscar Wilde.