Al final la Garda por fin encontró mi coche (manda cojones) y lo mejor de todo es que, como habían transpapelado la información, al final no he tenido que pagar depósito (en Irlanda pagas 35€ por cada día que la policía retiene tu vehículo) ni multa por exceso de velocidad, ni multa por no tener el disco de impuesto de circulación visible (en mi caso, ni visible ni invisible) ni multa por no parar ante un vehículo de la garda en persecución.  He tenido que pagar, eso sí, los cargos por transportar mi vehículo de donde estuviera a Santry y posteriormente a mi casa.

Ha sido toda una aventura que al final ha terminado bien, gracias a dios, y no como la de un pobre amigo al que le robaron el coche, la policía lo encontró y posteriormente vendió en subasta pública en lugar de contactarle para que lo recogiera.

En fin… recordad que si conducís en Irlanda no sólo tenéis que tener cuidado de que no os lo roben, si no que hay que andar con mucho ojo de que la policía no lo pierda.

Anuncios