Ayer fui a recoger a Rebe al aeropuerto, en parte por verla y en parte porque me había dicho que me traería jamón de España.La verdad es que nos encontramos de casualidad porque ella no había encendido su móvil, y salió antes que yo llegara, pero al final nos cruzamos en el piso de llegadas.

Con ella venían Esther y Ana, que se habían encontrado por casualidad en Madrid así que deseché inmediatamente la idea de llevarlas debido a que la cantidad de maletas se había multiplicado instantaneamente por 3 lo que, segun Rebe, no era cierto hasta no comprobarlo.

De todas formas saqué una foto para que juzguéis vosotros si esto cabe o no en un Megane Coupé, junto con sus dueñas, por supuesto.

Bromas aparte, incluso pudiendo organizar el equipaje (que va a ser que no) prefiero no forzar la conducción con los neumáticos tan desgastados que llevo.

Al final fuimos a cenar al McDonald’s del piso de arriba y pasamos el rato cenando, a Esther le dieron un poster con el McMeal y se puso manos a la obra a colorearlo.

Rebe me dió el jamón y quedamos todos para vernos de nuevo el fin de semana y copiarme un par de películas que traía en el portátil pero que no le salió de los ovarios copiarme en un CD, al menos me ha dicho que Alba vendrá con ellas.

Alba… ohhhh.

Anuncios