Peligrosos son los hombres de los que uno no se puede reir

G. Guareschi