Nadie como Britney Spears para versionar este clásico de los 80 de Bobby Brown con una letra muy acorde a su vida privada.

Anuncios