Hacía tiempo que me habían pasado el típico correo de Cómo se ducha ella, Cómo se ducha él y he de reconocer que ya en su momento me hizo mucha gracia pero hoy en el trabajo casi nos da un ataque a Mateo y a mí cuando nos encontramos la versión en video…