Este fin de semana llegó mi compañero de piso nuevo y Kuba nos hizo una visita el domingo que aprovechamos para ir de compras a Blanchardstown.

Mariusz compró una colcha nueva para la cama, sábanas y un escritorio y una silla, ya que Kuba se llevó los suyos cuando dejó la casa.

Mientras él esperaba que le sirviesen todo esto, vi un radio-CD y como llevaba mucho tiempo esperando comprar uno decidí darme el gustazo y comprármelo y en cuanto llegué a casa me puse a instalarlo.

El resultado es que ahora puedo elegir entre escuchar la radio o poner un CD con mis canciones favoritas cuando me canse de los estúpidos programas de concursos.