En EEUU se conoce con este término a la generación comprendida entre el BabyBoom y el Choque Cultural que sucede a la caída del muro de Berlín y el final de la guerra fría. Este periodo está comprendido entre mediados de los sesenta y finales de los setenta.

El nombre se popularizó en los 90 por el escritor canadiense Douglas Coupland en su novela Cuentos de una cultura acelerada con lo que este término se extendió a muchos países cuya realidad no correspondía con el marco en el que estaba comprendida, creándose así una ambigüedad no sólo en el término si no en el concepto que abarca, dando como resultado una nueva generación “Y” durante la llamada Generación de la MTV de EEUU y que no nos llegaría hasta bien entrados los 90.

En España la diferencia entre ambas es difusa y muchas veces podemos encontrar elementos propios de una en la otra, y viceversa. X o Y, somos el eslabón perdido entre la cultura del pelotazo y la sociedad tradicional. Más o menos pesimistas nos encontramos con la desazón de vivir en medio de dos realidades que no compartimos: somos los hijos de los hippies que nunca fueron y hermanos mayores del futuro de una nación que ya no entendemos.

Con razón la mitad nos hemos marchado de España.