Ayer tuve un pequeño tropiezo con el blog y debido a un caos de pestañas y algún que otro problema en la red acabé por extraviar una entrada que había escrito.

El otro día, paseando con una amiga, dos niñas de 15 años nos plantaron cara y nos resultó imposible quitárnoslas de encima hasta que un irlandés nos echó una mano y las aullentó a gritos (se me olvidó preguntarle qué les dijo para que corrieran tan aprisa).

Hoy, sin embargo, intentando recapitular acerca de lo sucedido me encontré pensando en algo totalmente diferente y me acordé de la canción de Ana Belén cantada junto a Joaquín Sabina, A la sombra de un león.

Os la dejo a continuación…