header-dia.jpgAyer, 17 de Mayo, se celebraba el día de Internet y yo lo he pasado precisamente sin conectarme a la red…

Según salí de trabajar acompañé a David a comprar una bicicleta… no veáis cómo pesa la caja cuando no puedes llevarla rodando, la cargamos en el coche y marchamos para casa, donde Elena nos estaba esperando mientras cocinaba unos pimientos asados y una pata de cordero… mmmmh. Como hacía un día realmente bueno hemos salido al jardín y nos hemos tomado unas cervezas ahí fuera mientras se hacía la comida.

La pata estaba buenísima y las patatas que la acompañaban más aún… espero que Elena suba unas fotos a su flickr para que veáis qué pinta tan buena.

Pero… a todo esto ¿dónde ha quedado el día de Internet? Creo que mi vida está demasiado sumergida en la gran red como para dedicarle además un día.

No voy a sorprender a nadie explicando todos los usuarios que utilizo a diario y el tiempo que me paso delante de una pantalla, y a mucha gente esa explicación podría sonarle a chino mandarín… blogs, correos, IM’s y otros muchos servicios forman mi día a día en la red.

Por eso ayer celebré mi día de Internet sin Internet, o casi… porque cuando tienes la música y las fotos online es difícil no tener que echar mano del ordenador para explicar esto o lo otro durante una conversación.

De todas formas no quiero decir con esto que no me guste, Internet se ha convertido en parte de mi vida como lo es tener agua corriente, electricidad o calefacción… algo sin lo cual la vida no sería vida.