Hoy es día de elecciones generales en Irlanda y he ido a votar… hasta aquí todo iría bien si obviamos el pequeño detalle de que yo *no* soy ciudadano irlandés, ni siquiera llevo el tiempo suficiente como para participar en las elecciones locales y no estoy listado como residente.

Aún así he ido al colegio electoral y he ejercido mi derecho a voto.

La historia comenzó cuando empezaron a pasarse por casa miembros de los partidos preguntando por mí ofreciéndose a explicarme su programa electoral y llegarme cartas.

Yo, muy amablemente les decía que era español y que estaba en Dublín de vacaciones porque adoro sus playas y su clima soleado!!! Ellos me preguntaban si era yo el que estaba en su lista y me enseñaban que, evidentemente, mi nombre y apellidos aparecían con los datos del domicilio y todo correctamente registrado…

Hasta aquí todo fue cachondeo (aunque visto lo de hoy, no ha sido nada) pero cuál sería mi sorpresa cuando hace una semana o dos me ha llegado mi Polling Information Card con todos los datos necesarios para ejercer mi derecho al voto.

Por si alguien no se lo cree aún, os lo dejo a continuación una foto…

Desde que me llegó la carta hasta hoy no he dejado de preguntarme cómo es posible que su descontrol sea tal que llamen a las elecciones a un ciudadano de otro país.

Hablando ayer con Fredi él tampoco daba crédito y me comentaba que hasta hace poco la gente votaba varias veces, ya que se registraban en diferentes sitios, pero registrar a un extranjero es algo de lo que aún no había oído hablar.

Hoy a las 7.30 de la mañana me acerqué por mi colegio electoral provisto de la carta de voto y de mi pasaporte español como identificador de que soy quien digo ser (aunque yo mismo empiezo a tener mis dudas).

El colegio de Tyrrelstown es muy pequeño, parece más unas casetas de obra que un edificio público, pero teniendo en cuenta que el barrio tampoco es muy grande pues ya es bastante.

Allí dentro me encuentro con varias mesas con sus vocales, donde pregunto si alguien me puede explicar cómo funciona esto de votar en Irlanda porque es la primera vez.

Muy amables, como siempre, me dan una hoja con las fotos de los candidatos y un lapicero para que marque mi preferencia de voto, explicándome que puedo marcar tantos como quiera ordenándolos siempre de menor a mayor según mi preferencia. Por último me indican donde está la urna, que se parece más a un contenedor de basura que a una urna, y me toman el nombre sin mirar mi pasaporte para comprobarlo.

Aunque tenía unas ganas terribles de sacar fotos como quien va a un zoo por primera vez, decidí que no era una buena idea y me limité a numerar a mis candidatos y entregar mi papeleta.

Años de guerra por su independencia con el país vecino para luego dejar el gobierno en manos de extranjeros como yo… manda cojones.

Soy leyenda…

Anuncios