Hoy en día está tan de moda el hablar de extremistas islámicos, fundamentalistas y fanáticos pero… espera, no vayamos a olvidarnos de sus compatriotas los cristianos, que aunque hoy en día hayamos acabado con su influencia en lugares como Europa no hay que olvidar que una vez dominaron (y quemaron) gran parte de este mundo.

A todos ellos, y a mi amigo Alf (al que hoy me uno en su lucha contra los sectarismos) dedico esta entrada en tono de humor de algo muy serio que espero que pronto sea tan sólo un mal recuerdo de nuestro pasado.

  1. Niegas vivamente la existencia de miles de dioses adorados por otras religiones, pero te invade la ira cuando alguien niega la existencia del tuyo.
  2. Te sientes insultado y “deshumanizado” cuando los científicos dicen que evolucionamos a partir de otras formas de vida, pero no tienes ningún problema con la afirmación de que fuimos creados con barro.
  3. Te ríes de los politeístas, pero no tú crees en un Dios Trino.
  4. Te pones de todos los colores cuando oyes las “atrocidades” atribuidas a Alá, pero no vacilas cuando oyes como Jehová (Dios) masacró a los bebés egipcios en el “Éxodo” y como ordenó la eliminación de grupos étnicos enteros por Josué, incluyendo mujeres, niños y árboles.
  5. Te burlas de las creencias hinduistas que deifican a los humanos y de que los dioses griegos se acostaran con mujeres, pero no dudas en creer que el Espíritu Santo dejó embarazada a María, la cual parió un hombre-dios que fue asesinado, resucitó y ascendió a los cielos (entiéndase: levitó hasta desaparecer en lo alto).
  6. Estás dispuesto a pasarte la vida buscando fallos en la edad de la Tierra estimada por la ciencia (unos miles de millones de años), pero no ves nada raro en creerte fechas registradas por tribus de la Edad del Bronce  que se sentaban en sus tiendas y especulaban con una Tierra de unas pocas generaciones de antigüedad .
  7. Crees que toda la población del planeta, excepto aquellos con los que compartes creencias, sin contar a los de las sectas rivales, pasarán la eternidad en un infierno de sufrimiento infinito. Y todavía consideras tu religión la más “tolerante” y “amable”.
  8. Mientras que las ciencias modernas, la Historia, la Geología, la Biología y la Física no han conseguido convencerte, en cambio un idiota rodando por el suelo y “hablando en lenguas” es toda la evidencia que necesitas para “probar” la cristiandad.
  9. Defines el 0,01% de los casos como una “elevada tasa de éxito” cuando se trata de plegarias escuchadas y lo consideras una prueba de que la oración funciona y crees que el 99,99% restante de FALLOS se deben simplemente a la voluntad divina.
  10. Normalmente sabes mucho menos que muchos ateos y agnósticos sobre la Biblia, la cristiandad y la historia de la Iglesia y aún así te llamas cristiano.