Hoy leo en el País que Ferrari lucirá de nuevo publicidad de Marlboro en Mónaco al no haber firmado este el Convenio de la ley Antitabaco de la Organización Mundial de la Salud.

Escudera Marlboro Ferrari

Personalmente me siento víctima de una infancia cargada de anuncios de tabaco en la radio, en la televisión y en todo tipo de publicidad vial, pero he de reconocer que imaginarme un Ferrari sin la marquesina de Marlboro es como si mañana les prohíben lucir el color rojo característico… qué sé yo.

Fumar es malo, el tabaco es tóxico y las tabacaleras están haciendo una fortuna a costa de nuestra salud pero son los estados hipócritas los que permiten la venta de un producto claramente dañino (no voy a meterme aquí con que sea cancerígeno) de consumo público altamente introducido en nuestra sociedad y luego tienen los cojones de andar diciendo que es malo y que en los bares no se puede fumar.

Aclarémonos… ¿el tabaco del bar es malo y en la calle es bueno? o follamos todos o tiramos la puta al río, joder, que ya es hora de que dejen de hacer negocio unos y otros a nuestra costa y luego se rasguen las vestiduras.

Me parece muy bien que pretendan proteger al público de las garras de las tabacaleras, pero prohibir que promocionen su propia escudería me parece que ha sido ir demasiado lejos…

Que alguien me de un cigarro, que yo ya no soporto tanta tontería…

Un cigarro, por favor
Daybreak, originalmente publicada por Esteban Cavrico

Anuncios