Hoy re-descubro de la mano de La Tele que me parió el videoblog de Qué Vida Más Triste, el diario ficticio de un tipo que comparte sus aventuras semanales.

Y digo ficticio porque en cada episodio exploramos el lado más deplorable del género masculino personificado en nuestro audaz protagonista con el cual terminas sintiendote identificado en uno u otro aspecto.

Os dejo con uno de mis favoritos… ¿a quién no le ha pasado nunca esto?

Si os ha gustado podéis ver la serie cómodamente desde Youtube o descargarlos desde la página del autor.