[…] Y de repente todo se ponía negro y me he despertado; empalmado, eso sí, pero muy desconcertado; y confuso, muy confuso… porque estos sueños, con tanto símbolo y tanta metáfora no hay dios que los entienda.

Borja, Qué Vida Más Triste