Ayer, por primera vez en dos años, pensé en volver a casa.

Un amigo me envió una oferta de trabajo y, aunque España sigue pareciéndome una mala opción para trabajar, en parte me hizo ilusión que alguien se acordara de mí, estando tan lejos, y quisiera tenerme en León.

Por un momento pensé en muchas cosas que echaba de menos… Pensé en el sol reflejándose en los edificios de mi ciudad natal, el aire frío y las tardes neblinosas de invierno.

Luego pensé también en muchas cosas que he dejado atrás y que nunca volverán a estar ahí… echo de menos la vida que tenía y sé que no podré recuperarla nunca.

A veces pienso que lo que tengo que hacer es marchar, pero no sé muy bien a dónde.

Anuncios