Siempre hay que seguir aunque sea por curiosidad.

 

Hache, Martín Hache