Fueron novios durante años, nadie podía imaginar al uno sin el otro y cuando rompieron, todos rompimos un poco.

Se habían convertido en una sola persona […] pero tenían un problema: lo compartían todo menos el futuro, no tenían un proyecto en común y si lo tenían, no era el mismo.

Así aguantaron meses, hasta que ella se cansó, y ahí se acabo todo.

20000 veces, de Siempre pierdo