A lo largo del tiempo atravesamos etapas en las que nos definimos o mejor dicho, nos inventamos a nosotros mismos y luego intercambiamos momentos de comprensión, charla y claro sentimiento de afecto con la gente que nos rodea.

Como si fuera un álbum, vamos llenando las páginas de nuestra vida con los cromos que nos encontramos por ahí o los que nos van dan los amigos y, cuando lo hemos acabado, puede que nos guste… o puede que empecemos uno nuevo.


Tal vez seamos sólo el producto de nuestra imaginación… o tal vez seamos parte de una conciencia colectiva. Ser uno mismo es ser un poco parte de todos los demás.

Anuncios