Normalmente detrás de las cosas que hacemos suele haber un motivo más o menos oculto que determina el por qué de nuestras decisiones.

Pasa exactamente lo mismo con el nombre que le damos a nuestros blogs.

¿Os habíais parado a pensar en lo curiosos que son algunos de ellos? ¿Se os ha ocurrido pensar por qué el autor decidió llamarlos así?

La respuesta puede ser tan fácil como leer el título o tan complicada que nos lleve a investigar un poco…

Hay blogs que tienen nombres tan sencillos como el nombre del autor, tal vez porque el tipo sea conocido en su pueblo pero crea que le conoce todo dios… o puede que sea realmente una eminencia y el cretino sea yo, que no me entero de nada por la vida.

Otros tienen nombres graciosos o frases que dan a entender la tónica general que el autor pretende marcar. Por ejemplo, no hace falta ser un genio para adivinar de qué se va a hablar si el sitio en cuestión se llama soistodasunasputas.com

Pero lo realmente interesante es descubrir qué llevó a alguien a poner este o el otro título…

En mi caso, ya he escrito un par de entradas sobre Richard Matheson y su magnífica obra de terror en la que el protagonista se enfrentará a la difícil tarea de sobrellevar la rutina en un mundo donde es el último hombre vivo… o eso cree.

Al igual que Robert Neville, vivo en un mundo que cambia tan rápido que a veces pienso que debo luchar por algo que ya sólo existe en lo más profundo de mis recuerdos, en algún lugar de una memoria que se confunde con lo que quise que fuera con lo que un día fue… y es entonces cuando me doy cuenta que soy leyenda.

¿Le apetece a alguien más explicarnos de dónde salió el nombre de su blog?