Desde el año 2001 el precio de la vivienda en España se ha disparado a consecuencia de la bonanza económica, la entrada del euro y la demanda generacional y la inmigración.

En 2003 la Comisión Europea confirma el peligro de la Burbuja Inmobiliaria en España, la cosa ya no es broma y el gobierno comienza a poner en marcha un plan de choque. El plan falla rotundamente y dos años más tarde el Banco de España estima una sobrevaloración del 25% sobre el precio y España encabeza la lista de países de la Comunidad Económica donde más se construye.

Desde entonces los tipos de interés no han dejado de subir y los bancos comienzan a preocuparse por la situación, la desaceleración es preocupante para la economía y el clima internacional es de desconfianza.

En Junio de este año, la ONU pide al gobierno español que alerte a los ciudadanos de la incipiente grave crisis inmobiliaria.

Edu me deja este video en su blog y la impresión que me ha dado me ha dejado todos los pelos de punta.