En mi primer día de vacaciones nos hemos desviado de la ruta para pasarnos a hacer una visita a Salamanca, aprovechando que mi compañero de piso ha venido a conocer España.

Cuando era joven convencí a mi padre de que estudiar Bellas Artes era una buena idea… así que allí me fui, ciudad de ensueño y de estudiantes, aunque luego volví a León y desde entonces no había vuelto.

Varada en el tiempo y coronada en piedra, poco había cambiado desde entonces… me ha hecho mucha ilusión el recordar tantas cosas y encontrarme con  que gran parte de los sitios donde estuve todavía siguen en su sitio.

Catedral de Salamanca

Paseamos por las calles del centro y los alrededores, vimos la plaza mayor y sus medallones, la fachada de la universidad Pontificia y la catedral. También compramos un par de camisetas y nos paramos a tomar algo en sus innumerables terrazas.

Al final marchamos y nos dejamos un par de cosas en el tintero para otra ocasión, pero contentos de haberlo visto casi todo aunque fuera muy de pasada.

He dejado las fotos en mi flickr por si alguien quiere echarlas un vistazo…