Poco a poco se han ido pasando los días y mis vacaciones, breves como de costumbre, llegan a su fin…

Después de la visita a Salamanca hemos pasado un par de días en León, de tapas y restaurantes entre que veíamos la ciudad.

Se nos pasó la visita a Zamora y sus lagos de Sanabria, que dejaré para otra ocasión que Kuba quiera venir a España, y las cuevas de Valporquero.

Entre la gastronomía no faltó el Botillo y la morcilla de León, el cochinillo de Segovia o el pulpo a la gallega.

También hubo sitio para pimientos asados, chorizo y salchichón y otros productos de la tierra, siempre acompañados con buen vino de por aquí ;)

Para terminar la semana fuimos a ver a Asturias, para la ida pasamos por el puerto de Pajares y sus impresionantes carreteras de montaña. Estuvimos en la vetusta ciudad de Oviedo tomando sidra asturiana y chorizos a la sidra, muy típicos de allí.

El plan original era ir al descenso del Sella, pero a medida que nos acercábamos al fin de semana la idea de verme rodeado por miles de borrachos perdía su gracia. Al final resultó que un amigo había ido a Gijón y como nos quedaba tan cerca decidimos cenar allí y salir a tomar algo por las calles.

Ya de vuelta, hoy domingo, nos hemos despedido de la gente de León a la espera de no tardar mucho en pasarnos por aquí de nuevo y terminar de ver todo aquello que se nos ha pasado, tal vez acercarnos a Galicia y recorrer así todo el noroeste de España.