Si en clase nos hubieran explicado así la capacidad asociativa del ser humano a la hora de resolver problemas, seguro que a nadie le hubiera quedado la más mínima duda de que el cerebro es una máquina portentosa…