Esta semana llevé el coche a pasar el NCT, National Car Test, que son una serie de comprobaciones a las que se somete el vehículo para determinar si es apto o no para la circulación.

Al igual que la ITV, Instpección Técnica de Vehículos, en la NCT comprueban la emisión de gases, estado de los frenos y amortiguadores, desviación de la dirección… etc, pero la sensación general es de que están tratando de ayudarte.

Otra gran diferencia frente a la ITV española es que aquí en Irlanda tienes que pedir cita, lo cual evita que todo el mundo vaya el mismo día. Tú tan sólo tienes que aparcar el coche y darles las llaves y los papeles en recepción, luego esperas tranquilamente en una sala acristalada donde puedes ver cómo un mecánico revisa tu coche y tantos otros.

Para los que se quejan de los irlandeses y de su organización les recomiendo pasarse por la página web, www.nct.ie y echar un vistazo a toda la documentación que tienen disponible acerca de las pruebas, guías para el usuario y demás información al alcance de la mano.

Mi coche tiene 11 años y algunos problemas que no habían conseguido localizarme en el garaje, así que pensé que llevarlo al NCT sería una buena idea y nunca mejor dicho. Los mecánicos fueron muy amables y me explicaron qué fallaba exactamente.

La verdad es que me siento mucho más tranquilo con la hoja oficial donde pone los fallos que tiene el vehículo a la hora de ir a un taller, no es la primera vez que me dicen que no le pasa nada cuando sí sé que le pasa algo, o al revés.

Ahora sólo me queda ponerme manos a la obra…

Anuncios