La religión es como la bebida, demasiada te matará seguro.

Antes de llegar a tales extremos, te convierte en un imbécil cuya compañía aburre e incluso es peligrosa para ti mismo y los demás.

En moderación parece hacer felices a muchos, lo que pudiera justificarla. Pero incluso en pequeñas dosis hace malas a algunas personas. A mi simplemente me da sueño.

Algunos afirman que tiene efectos beneficiosos para la salud. Tal vez, pero me pregunto si el zumo de uva no sería suficiente.

Si a ti te gusta, y te controlas, adelante. Pero no te acompañaré, y preferiría no tener que repetirlo.

De verdad, bebe. Estaré encantado de tener tu compañía hasta el momento en que te conviertas en un pesado. Pero recuerda, si te vuelves un capullo o te metes en una pelea, la bebida no es excusa válida.

Finalmente, si descubres que arruina tu vida y no puedes dejarla por ti mismo, aquí estoy para ayudarte.

 

Visto en A quemarropa
El original en inglés: Religion is Like Wine

Anuncios