Inolvidable la escena de Salma Hayek en Abierto hasta el amanecer, una de las más costosas de realizar porque la actriz tiene pánico a las serpientes, pero que finalmente quedó muy bien… quién no quisiera dar un trago de whisky a esa botella!