A veces uno se deja llevar… me gusta escribir en el blog para ordenar mis pensamientos y sobre todo, porque he descubierto que me ayuda con mi mal genio. Es mi pequeña terapia de humor…

Ayer escribí un artículo sobre la boda de unos amigos y algunos me dijeron que no les había gustado.

He decidido quitarlo porque una boda es una celebración especial y no quiero que lo que yo pueda decir comience un debate, como otras veces ha pasado, y la cosa les estropee la fiesta.

Yo soy de la opinión de que las cosas son como son y al que no le guste, que se aguante… pero esta vez vamos a hacer una excepción y espero que todo salga bien, a pesar de los imprevistos suelen surgir.