Al final tenía que suceder… tanto cuéntame cómo pasó mete la pata y mezcla ficción y realidad (como de costumbre) pero esta vez la broma igual les sale un poco cara.

Si bien a nadie le había importado demasiado que se hablara de Franco y su testamento en otras ocasiones, esta vez la trama de la serie corre sobre el romance que nunca existió de dos reporteros en Portugal.

La cosa podía quedarse ahí si no fuera porque la gracia de la serie se basa en el transfondo histórico que nos presenta.

Cuéntame

A partir de ese momento, si dices que los reporteros del periódico Pueblo tuvieron un romance en Lisboa mientras cubrían una noticia… no es de extrañar que alguien se sienta ofendido.

Joana Biarnés se querella contra la productora por utilizar su nombre sin permiso para narrar unos hechos que nunca sucedieron.

Anuncios