Por fin tengo mi nuevo Sony Ericsson y más o menos he conseguido hacerme a su manejo: las teclas superiores han sido sustituidas por una zona táctil en la pantalla a la que no termino de acostumbrarme del todo.

Estuve mucho tiempo debatiéndome entre un Nokia N95 y este modelo, pero al final la cámara de Sony me tiró más que la pantalla enorme de la que Nokia hace gala.

Hay que mencionar que a diferencia del N95 el GPS de Sony no viene de serie pero es posible adquirirlo por separado aunque yo, por mi parte, puedo vivir sin él.

Por lo demás el teléfono me gustó mucho desde un principio, es aproximadamente igual que el anterior K750i que tenía, eso sí: pesa bastante más pero lo bueno es que también se le ve un terminal robusto, no da sensación de ser endeble en ningún momento.

Como curiosidad, el K850i es el primer teléfono que acepta dos tipos de tarjetas de memoria diferentes: M2 y MicroSD, lo cual es todo un detalle por parte de Sony. La mala noticia es que tendré que buscar algo que hacer mis tarjetas Memory Stick Duo que ya no me sirven, de momento las utilizaré en la PSP.

Entre las cosas que no me han gustado está que la batería estándar de la gama ha sido sustituida por un modelo más corto que se ajuste a este teléfono. La óptica está más centrada y el flash está en la parte de abajo con lo que disparar sujetando el móbil con una sola mano es ahora casi imposible sin arruinar la foto.

Otra maravilla es el nuevo flash real que funciona en modo fogonazo y ráfaga anti ojos rojos, el CCD también ha mejorado (un poco) y las fotos sin iluminación tienen menos ruido… aunque distan años luz de las que puedes sacar con una cámara de verdad.


Para comparar ambos modelos decidí fotografiar sin flash y con muy poca iluminación el salón de mi casa, la foto de la izquierda está tomada con mi anterior K750i y la de la derecha con el K850i en modo ISO400.

En cuanto a conectividad Sony aprende de sus errores en anteriores versiones y además del ya conocido modo “teléfono” (que tras instalar los controladores nos permite utilizar el móvil como un módem a la vez que acceder a la memoria interna) tenemos dos nuevos modos que no requieren la instalación de ningun tipo de controlador: el modo sincronización, que nos permite sincronizar el contenido de la biblioteca de medios y el PC; y el modo lector de tarjetas, que desactivará el teléfono para que podamos acceder de manera exclusiva al sistema de ficheros.

En fin… mañana haré unas cuantas fotos de día para probar los diferentes modos que vienen prefijados en la cámara y si eso tal vez os cuente algo más.