Durante algún tiempo he querido escribir acerca de las asociaciones que vigilan el contenido de las películas y los videojuegos y de cómo eso impacta en nuestra sociedad.

Me ha llamado mucho la atención que los criterios de unas y otras difiere mucho en función del mercado al que vayan dirigidos los juegos, por ejemplo las clasificaciones de la PEGI se basan en la violencia y dejan en segundo plano el sexo mientras que la ESRB categoriza como Mature (17+) y Adult Only (18+) aquellos juegos que incluyen escenas eróticas o sexuales.

¿Y qué sucede con el sexo?

En el juego Grand Thieve Auto la mayor parte de las misiones están relacionadas con matar a alguien pero en cuanto se descubre contenido sexual en el que tenemos que llevar a nuestra pareja al orgasmo, saltan todas las alarmas.

Yo, personalmente, no me vería más preocupado por las miles de misiones de extorsión, tráfico de drogas y asesinatos… pero el Congreso de los Estados Unidos no lo vió así…

¿Por qué aceptamos la violencia como algo normal, aunque sea mala, y metemos el sexo en el mismo saco?

Yo nunca he matado a nadie, pero sí he tenido sexo y si alguien me pregunta no dudaría en repetir. Sin embargo la sociedad parece tener una campaña en contra del sexo, gratuito o no… escenas de cama, eróticas o porno, toqueteo o simplemente giños. Si hablamos de sexo parece que saltan las alarmas.

Imaginaos una cena con vuestros padres y en medio del segundo plato comentas que un amigo te molestó y que tienes ganas de pegarle dos hostias… pues lo más normal del mundo, en todo caso un comentario del tipo de “hijo, ya será para menos” será lo único.

Pero la cosa puede cambiar mucho si decimos que una compañera es muy mona y que te gustaría echar un polvo con ella cada vez que la ves agacharse para recoger folios en la fotocopiadora… ya me imagino la situación :P

Hay algo que funciona terriblemente mal en esta sociedad, estamos confundiendo los valores con la demagogia y la cosa no tiene pinta de mejorar…

Lo peor de todo es que si no empezamos a tratar el sexo como algo normal lo único que vamos a hacer es dejar en manos de otros una parte de la educación que es fundamental para el desarrollo de nuestros hijos.

Tarde o temprano alguien va a tener que explicarles cómo va el juego, y no me refiero sólo a decirles de dónde vienen los niños…


Foto original de Rominita, Love story subida en Flickr