Entre esta entrada y esta otra ha pasado un año, pero finalmente me he decidido a comprar una Xbox360.

La verdad es que llevaba ya mucho tiempo con unas ganas tremendas de tener una consola y dejar de preocuparme de instalaciones, actualizaciones, memoria y demás tonterías que te tienen al vilo con un PC.

Estas navidades en España mi hermano se animó y se compró una y desde que volví a Irlanda no he dejado de echarla de menos a la puñetera.

El fin de semana, dando una vuelta por el centro comercial, mi novia no aguantó más y me dijo que no nos íbamos sin ella, porque no aguantaba más verme la cara lastimera que se me pone cada vez que pasamos en frente de una tienda de videojuegos… por supuesto he tenido que prometer que no descuidaré mis labores por ponerme a jugar como un energúmeno :P

Por ahora la tengo enchufada en la televisión del salón porque en el monitor no me acepta los 60Hz si uso la entrada de video compuesto, con lo que juegos como Halo3 o Gears of War no funcionan, pero ya he comprado el cable VGA así que hoy la probaré en modo HD :)