El mensaje es claro: La industria del entretenimiento está haciendo presión para adaptar las leyes a su gusto, explotan a los artistas y nos venden su propaganda.

Yo no soporto pagar por tener una película original y tener que ver al principio el asqueroso anuncio de “No robarás un bolso” …

Via ALT1040