Los angloparlantes tienen serios problemas para pronunciar correctamente mi nombre y lo que más gracia me hace es que no son capaces de hacer que las dos aes suenen igual, así que en lugar de Rafael terminan diciendo una especie de Rafiel (con una medio i medio a).

He comprobado que esto les pasa con otras palabras, aparentemente sencillas, como enciclopedia, que terminan llamando “enciclopidia”. Lo mismo le sucede a la Wikipidia…

Hoy leyendo en Alt1040 me encuentro con un divertido video de HBO latino en el que se hacen eco de la extraña dificultad de esta gente para pronunciar nombres que son totalmente normales que al final tienes que decir mal para que te entiendan.

Al menos, me hace ilusión saber que no soy al único al que le parece que los angloparlantes tienen un problema en la boca…

Anuncios