Se acabaron mis vacaciones relámpago para celebrar mi cumpleaños con mi familia y la de Inés y ha sido un fin de semana muy interesante.

Cuando llegamos a Madrid se suponía que Hertz tenía que tener un Clio preparado y en su lugar nos ofrecieron un Golf por 30€ más. La cosa no estaría tan mal si no fuera porque es un modelo que no me cae en especial gracia.

Ya hace varios años me dejaron un Golf 1.6 gasolina para ir de vacaciones y no hubiera pasado nada si no fuera porque a la vuelta, en lugar del VW, tenían disponible sólo un Megane (de esos del culo raro) 1.9 dti de 6 velocidades que dejó a la marca alemana a la altura del betún.

Cuando lo comenté con los amigos me dijeron que no podía comparar un gasolina de gama media con un motor francés de 1900 cc lo cual más que excusa me pareció que me estaban dando la razón…

Así que esta vez, casi 6 años más tarde y con un nuevo modelo de Golf en el mercado, le he dado una segunda oportunidad al Golf GT 1.9 (diesel)

Después de 1100 km recorridos (por si alguien cree que no lo he probado lo suficiente) me ha resultado igual de soso que su antecesor: una caja de cambios muy poco elástica, el tirón en marchas cortas no merece que el modelo se llame GT y con sólo 5 velocidades te quedas sin gas a los 180km/h.

En fin, que lo del Golf es todo un mito…

Anuncios