Si antes os contaba que como reproductor de MP3 el iPod no me ha llamado la atención, ahora toca hablar de las bondades del que es el gadget del año.

Cuando Apple diseñó el iPhone superó con creces las espectativas de los usuarios dotando de un sistema operativo a su nuevo juguete. El iPod no es más que un iPhone sin las capacidades de telefonía (nos faltan los adaptadores de Edge, Bluetooth y GSM) pero con el resto de capacidades y un tamaño y peso ligeramente menores. De esta manera no sólo hemos heredado una pantalla de 3,5″ táctil si no que tenemos un navegador de internet y wifi muy superiores al de otros dispositivos portátiles.

El problema es que para sacar todo el partido al iPod tenemos que hackear las restricciones que Apple a introducido en su sistema operativo que nos impiden ejecutar aplicaciones de terceros y homebrew.

Hackear el iPod Touch es tan sencillo como tener la versión 1.1.4 y ejecutar un programa llamado ZiPhone donde tenemos una opción de Jailbreak. Sólo tenemos que tener iTunes abierto para asegurarnos que el ordenador ha detectado nuestro iPod y dejar que el programa trabaje.

Error BSD root al inicio

Existe un problema con algunos dispositivos de 16GB que tienen dos chips de memoria que a mitad del proceso entra en un bucle con un error “BSD root: md0, major 2, minor 0” y no podemos usarlo.

Si el iPod queda en un bucle y no podemos encenderlo de nuevo, no tiene que cundir el pánico: para restaurarlo de nuevo basta con mantener el botón de inicio y el de encendido para forzar un apagado, si no soltamos los botones el iPod se volverá a encender en unos 5 segundos en modo de restauración (aparece el dibujo del cable) con lo que ya podemos soltar los botones y ver que iTunes ha vuelto a detectar el iPod y nos ofrece restaurarlo a su estado original.

En esta página hay más información de cómo restaurar el iPod en caso de que a alguien no le haya quedado claro, con video y todo.

Con el iPod otra vez en funcionamiento repetimos el proceso hasta que consigamos superar el bucle, esto es tan sencillo como pulsar repetidas veces el botón de Jailbreak, en lugar de pulsarlo una sola vez y veremos que, por arte de magia, el proceso no entra en el bucle y entonces es importante que pulsemos el botón de apagado o tendremos que volver a empezar.

No es una ciencia exacta, a veces funciona y otras no, así que paciencia y estar preparados para restaurar el sistema original cuantas veces sea necesario… Os dejo un video en el que se ve el problema… y cómo la segunda vez supera el bucle y apaga el iPod, con lo que el proceso termina con éxito.

Después de eso ya tenemos un icono de Installer y podemos empezar a buscar las aplicaciones más interesantes…