En 1987, una empresa llamada Accolade desarrollaba un sencillo simulador de conducción abierta que se convertiría en el primer juego de carreras para DOS, iniciando así la saga Test Drive dejando a un lado los típicos circuitos de F1, podíamos ponernos a los mandos de un deportivo para enfrentarnos en plena carretera a un adversario.

En las dos primeras entregas se trataba de un juego totalmente lineal hasta que en Test Drive 3: The passion aparecían por primera vez toscos polígonos (con poco más de 32 colores) dando posibilidad al usuario de elegir su propia ruta hacia la meta en un mapeado totalmente libre.

Lamentablemente ese concepto fue abandonado en pro de versiones totalmente lineales, más típicas de la saga Need for Speed, y han tenido que pasar casi 20 años desde su primer lanzamiento para que Atari nos vuelva a ofrecer un juego de conducción libre, al más puro estilo de los primeros Test Drive.

Test Drive Unlimited

Test Drive Unlimited se sitúa en la isla de Oahu, Hawai, más conocida por su puerto militar de Pearl Harbour y el condado de Honlulú. La isla ha sido mapeada en su gran mayoría ofreciendo más de 1000 millas de carretera en la que ir descubriendo los diferentes retos que forman el juego o simplemente disfrutar del paisaje.

Aunque el nivel de detalles es impresionate se echan en falta algunas localizaciones más detalladas, como los templos budistas de la costa este, que han sido sustituidos por bonitas cascadas.

A pesar de esto la cantidad de pista hace que nos olvidemos de esto y nos centremos en la conducción, ya sea por las autopístas, por areas residenciales o carreteras de montaña  gracias a la gran variedad que nos ofrece la isla.

En cuanto al surtido de coches, más de 100 vehículos, tanto contemporáneos como clásicos, han sido licenciados para el juego, aunque echaremos de menos, entre otros, a BMW o Mitsubishi, que se han quedado fuera.

Otro pequeño fallo son las pocas opciones de customización ya que a pesar de haber merjoras para los coches, estas son muy pobres. Además no podemos hacer cambios exteriores más allá de pintar el coche (en algunos casos ni eso) y ni siquiera cambiar las llantas de nuestros vehículos.

Muchas de las opciones inicialmente pensadas para el juego que pudimos ver en el primer video tuvieron que quedarse en el tintero; muchos de los usuarios esperaban lluvia que hiciera más difícil la conducción e incluso cambio de día a noche y disfrutar de carreras nocturnas… al parecer Atari temía que extremar la dificultad del juego alejara a muchos usuarios casuales con lo que nada de eso se vió incluido.

Una de las novedades que sí se vieron introducidas en el juego es la posibilidad de jugar con el resto de jugadores en linea gracias a una red de servidores gratuitos a nuestra disposición. El sistema no es tan bueno como en otros juegos exclusivamente online y de pago, pero más que aceptable teniendo en cuenta que no hay que pagar.

Lamentablemente, esta opción no está completamente disponible en la versión de Xbox ya que tendremos que estar suscritos a XboxLIVE y pagar, aunque la experiencia de juego no es muy aceptable: no todos tus amigos están disponibles en el mismo servidor con lo que a veces encontrarte con alguien conocido se hace un infierno.

Otra limitación a la hora de competir con otros jugadores es sólo veremos a los de nuestra plataforma, no pudiendo compartir retos jugadores de PC con PS2, por ejemplo, siendo la versión para Sony la más afectada ya que además se han eliminado ciertos modelos. En la versión de Xbox, por el contrario, hay disponibles más mejoras para coches que en el resto de versiones y se han ido añadido nuevos modelos a través del bazar de XboxLIVE.

En definitiva, Test Drive Unlimited es un juego que aunque podía haber ofrecido muchas más opciones sigue siendo impresionante. Si bien la conducción y las físicas no son tan realistas como en otros juegos, como Forza Motorsport2 o NFS ProStreet, ofrece una jugabilidad más que aceptable tanto para jugadores casuales o un público más exigente, ofreciendo cientos de horas de diversión sea cual sea tu estilo.

Anuncios