Ya había hablado anteriormente acerca de que la calidad de un servicio de correo está muy influenciada por el tipo de contactos que tienes en lista y, si bien es verdad que el filtro de correo no deseado de unos funciona mejor que el de otros, la mayor parte de correo basura es generado por tus propios contactos.

Resulta que hoy un antiguo compañero de trabajo me han enviado un correo con una serie de ofertas de empleo (que no había pedido) a una de mis direcciones que considero segura, la lista es la típica suscripción que cualquiera puede encontrar en una agencia de trabajo.

Yo entiendo que a veces alguien vea una oferta y se acuerde de uno, es entonces cuando te escriben personalmente… pero cuando se trata de un copio de aquí y pego allá, para enviarlo a unos 50 tíos, cuya única relación es que viven en el mismo país, la cosa ya no se trata de un favor.

Me parece inaudito que todavía quede gente que no se de cuenta que reenviar abiertamente información de manera masiva no dice nada bueno de uno mismo.

Hay gente que se cree graciosa y envía a toda su lista de contactos un chiste… sin pararse ni un segundo si a todos les hará gracia, porque no hace falta que os diga que no todo el mundo tiene el mismo sentido del humor.

Resulta que ahora además de videos que saturan tu cuenta, chistes con faltas de ortografía y presentaciones acerca de lo maravilloso que es el amor tenemos que sumar las ofertas de trabajo a la lista de tonterías que mandar por correo.