En Irlanda los festivos nacionales se celebran el primer lunes del mes y se llaman Bank holidays, aunque entre los amigos solemos llamarlos Lunes de resaca porque la noche del domingo aprovechamos para salir de fiesta.

Por supuesto, en un mercado consumista como es el de Irlanda hay mucha gente que tiene que trabajar, aunque en la mayor parte de los contratos a tiempo completo se expresa el derecho a disfrutar de esos festivos… pero la mayor parte de la gente prefiere trabajarlos; que le paguen el doble y además tener un día de permiso extra.

Yo hace tiempo que he descubierto que lo primero para que te traten como un irlandés es comportarse como tal, participar de sus costumbres es muy importante si no quieres que te tachen de extranjero y pasar a formar parte de su sociedad.

Este domingo tocó Noche de salsa en el SamSara y, a medida que pasaba la noche, nos fuimos tropezando con gente que hablaba español, con lo que al final terminamos ocupando un buen trozo de bar formando una extraña mezcla entre irlandesas y polacas que querían aprender a bailar salsa y españoles dispuestos a hacer de profesores.

Es una buena manera de pasar la noche de fiesta con esta gente y sentirte un poco en tu salsa, o al menos no sentirte tan fuera de lugar como en otros bares. Lo malo de tanta fiesta es que nos vamos haciendo mayores y al día siguiente la resaca pasa factura. Afortunadamente mis compañeros de piso son de los que prefieren trabajar en bank holiday y hoy tengo toda la casa para mí…

Anuncios