Un perro sin amo puede vagar en libertad, pero el halcón de un Daimyo siempre volará más alto.

Proverbio japonés