Una de las cosas que más suele trastornar a los españoles que venimos a Irlanda es que en este país no tienen persianas, con lo que en verano, que empieza a clarear a las 4 de la mañana y antes de las cinco ya es totalmente de día, hay mucha gente que no puede dormir.

En lugar de persianas suelen tener cortinas, pero hasta el momento todas las que yo he visto eran translúcidas… luego están las de láminas de madera (mayorquinas o venecianas) que quitan el brillo y dejan pasar una luz cálida y muy agradable, pero que no impide que te desveles de madrugada.

El otro día nos decidimos a poner una solución a este problema y nos fuimos a comprar una persiana de tela opaca, que ellos llaman blackout y que no es más que una lona, con lo que te para la luz por completo.

El resultado es suficiente oscuro como para volver a descansar…