Ayer entraba en vigor la nueva Orden Ministerial que recoge las tarifas que se aplicarán en compensación por el derecho de copia privada, aunque luego nos vengan con aquello de los sistemas anti-copia.

De esta manera se añaden reproductores MP3, tarjetas de memoria y discos duros a la interminable lista que la SGAE ha preparado para seguir ganando algunos euros a nuestra costa y el gobierno, esta vez socialista, se lo sigue permitiendo… aunque hay que agradecer que nos hagan rebajas.

Cabe destacar que se incorporan a la lista:

  • Cada reproductor de audio o video pagará 3,15 euros.
  • Cada teléfono móvil o PDA capaces de reproducir mp3 pagarán 1,10 euros.
  • Las memorias USB y tarjetas de memoria no integradas en otros dispositivos pagarán 30 céntimos, independientemente de su capacidad.

Como curiosidad, la Orden Ministerial estipula que tienen que recaudarse un mínimo de 110 millones de euros durante el primer año y un máximo de 117.

Y digo yo… ¿cómo se come eso? si nos negamos a comprar más CDs, DVDs, tarjetas de memoria y discos duros ¿cómo se pagará el dinero que falta? y mejor aún: una vez alcanzados los 117 millones de euros ¿qué pasará con los precios de los soportes digitales?

Lo que queda claro es que ahora ya pagamos por todo.

Anuncios