Ayer llegué a Alemania para asistir a un pequeño curso de cuatro días en Augsburgo, a más o menos una hora de Munich.

Todavía no he subido las fotos que saqué con el móvil ayer, pero os puedo asegurar que Alemania es preciosa… inmensos prados verdes delimitados por altos árboles y de vez en cuando algún bosque. Las casas son blancas y las aldeas y las ciudades están totalmente separadas de las autopistas y las carreteras son muy estrechas.

El hotel en el que estoy alojado es una pasada, el Dorint es una torre y me recuerda al edificio de Capitol Records de Los Angeles. Todas las habitaciones dan al exterior y todo está muy cuidado, aún estoy investigando cómo funciona Internet porque ayer no tuve tiempo de nada…

En el cursillo hay otros 4 españoles que han alquilado un coche y me han invitado a visitar con ellos un par de ciudades esta tarde así que mañana me parece que tendré muchas cosas que contaros.

Anuncios