Después de ver un video acerca de un estudio sobre las proporciones en el rostro y su relación con la idea de belleza me acuerdo de una pregunta que me asaltaba cuando era un niño: ¿por qué hay gente fea en lugar de ser todos guapos?

Para los que no me conozcáis tengo que decir que no se trataba de lamentarse sobre la propia situación: yo no soy feo, o no me considero como tal, vamos. Tampoco os voy a decir que las chicas se me queden mirando y tropiecen por la calle, y si más bien tienden a sonreír tengo que decir que soy un tipo más o menos normal: ni guapo, ni feo… si no todo lo contrario.

La cosa es que de pequeño era muy sensible a la maldad de los otros críos para con la gente fea, nunca me gustó que señalaran a nadie diciendo “eres fea” ni que se rieran de alguien por estar gordito. Por eso siempre me preguntaba si no sería posible que todo el mundo fuera guapo, como en las series de televisión o en las películas.

Con el tiempo aprendí que el que la gente sea más guapa o menos, dentro de unos límites razonables, depende sólo del interés de cada uno.

Así dicho, puede ser un poco duro pensar que lo que quiero decir es que los feos no quieren ser guapos; es algo así como decir que los obesos fueran felices de estar gordos… oye, pues tal vez sí.

¿Qué le quita a una mujer, o a un hombre, el vestirse de una manera que lo haga más interesante y deseable? es verdad que la ropa bonita suele costar más, pero nunca tanto como para que no nos la compremos… lo mismo pasa con quienes no encontramos tiempo para ir a cortarnos el pelo, los que se nos hace tarde todos los días para afeitarnos… por empezar por uno mismo.

Al final te das cuenta que si no te afeitas, ni te arreglas el pelo, ni te preocupas por tu ropa… es porque te da igual. Es como esa mueca de cansado, tan fea, que llevas en la cara por la mañana cuando sales de casa los lunes para ir a trabajar…

Todo esto me vino a la mente cuando miraba que los pequeños matices que hacen atractiva una imagen y no otra son esa pequeña mueca en la sonrisa o esa mirada sin bolsas de cansancio… por supuesto, también entra en juego muchas otras cosas que no podemos cambiar con tanta facilidad.

Aún así, sigue habiendo gente fea en el mundo. Entiendo que hay quien no quiere gastarse dinero en cirugía, pero poner buena cara cuesta muy poco.

Anuncios