No es que sea gran cosa, pero me gustó abrir la caja y encontrarme el mensaje de agradecimiento por haber comprado una película original en lugar del molesto anuncio de la piratería es un delito.

Son diferentes maneras de tratar al consumidor: mientras unos se dedican a ponerte molestos anuncios acerca de lo mala que es la piratería antes de poder ver la película (cosa que a mí me enerva) otros han decidido alavar tu decisión de una manera mucho menos intrusiva.