Hoy estuve haciendo un curioso test moral que vi en Microsiervos donde, más que analizar si lo que pensamos está bien o mal, se analiza nuestra coherencia ante situaciones que tienen que ver con nuestras creencias.

Por ejemplo: no hay ninguna razón lógica para determinar que dos familiares exploren su sexualidad -de manera consentida por ambas partes- esté mal, o en el hecho de tener sexo con un animal muerto (eliminando así cualquier connotación de abuso o daño) y, sin embargo, a muchos nos parecen actos que deberían ser recriminados.

Por supuesto, la creencia en un ser superior (dios) que determinara lo que está mal o está bien, sí justificaría como punibles los actos relacionados con costumbres socialmente reconocidas como indecorosas; normalmente relacionadas con el sexo, la muerte y los alimentos.

En cuanto a datos, el test desprende el nivel de permisividad (Morality, siendo cero totalmente flexible) el peso de estos en la sociedad (Interference, siendo cero repercusiones privadas) y la tendencia a evaluar el impacto social de dichos actos (entre uno y menos uno, teniendo en cuenta que entre más bajo menos influencia ha tenido el test en las decisiones que has tomado).

En fin, una actividad muy interesante para empezar la semana de manera reflexiva ;-)

No me gustan las relaciones interfamiliares ni me parecen apropiadas.

No comería un animal de compañía, aunque no tengo problemas con que otros lo hagan.

No tendría relaciones sexuales con animales muertos ni me parecen apropiadas.