Con cara de sorpresa me he quedado cuando mi aseguradora me ha dicho que me subiría 126€ la póliza de seguro de nuestro coche tras mudarnos a vivir a Dublin 15.

Resulta que mañana tenía pensado alquilar una furgoneta para hacer unas compras y no llenar el coche de cajas y la compañía de alquiler de vehículos me ofrecía un descuento si yo ponía el seguro, así que llamé a Quinn Insurance para informarles y, de paso, decirles que me había mudado.

Fue cuando me dijeron que en la nueva zona donde vivía el riesgo era mayor que en el centro, así que se veían obligados a cambiar las condiciones de mi contrato a lo que, muy indignado, les respondí que sí: que fueran cambiando donde pone cliente y me dieran de baja, que no les voy a pagar semejante tontería.

La sorpresa vino cuando me dijeron que darme de baja supondría abonarles 50€ en concepto de tramitación, lo que me molestó bastante, pero en cualquier caso no me disuadió de mi deseo de buscar otra compañía con la que trabajar.

Lo bueno de todo esto es que después de mucho discutir por teléfono y de llamar a unos y a otros para preguntar precios, me di cuenta de que me ha costado varios años, sí, pero me sentí un poco más “de aquí” charlando en lugar de rellenando formularios contra una base de datos.