Este fin de semana hemos disfrutado de una intensa jornada gastronómica que ha constado de callos, codillo, hamburguesas con pimienta y barbacoa de ternera.

El viernes habíamos quedado para cenar con unos amigos y me puse a preparar unos callos con garbanzos por petición popular. Como dicen que los callos están mejor de un día para otro, me había puesto a la tarea ya la noche anterior para dejarlos lavados y darles un primer hervor y, al revisar la nevera, me encontré con un codillo que había comprado hacía algún tiempo, así que lo puse a descongelar para cocinarlo al día siguiente.

El codillo (pork hock) es una pieza tremendamente barata en Irlanda, cuesta tan sólo 2€ y da para que dos personas coman. Como mis padres nos habían regalado una máquina de cocinar (que viene a ser como un pequeño horno portátil con diferentes programas) decidimos estrenarla con un codillo al vino y el resultado fue fabuloso y estaba tan rico que hasta nos dió pena tirar la salsa que sobró.

Después de tanto trabajo el día anterior, el sábado no teníamos ganas de mucho jaleo así que me acerqué al Superquinn del barrio y compré unas hamburguesas con granos de pimienta, que no requieren más preparación que la de poner carne a la plancha y aunque teníamos pensado salir a cenar fuera, decidimos dejarlo para otra semana por miedo a terminar reventados.

Ya por último, el domingo hizo un día buenísimo, así que quedamos con unos amigos para poner a punto la barbacoa y celebrar que ya ha llegado el bueno tiempo y, mientras dure, hay que aprovecharlo.

Como la máquina de cocinar se transporta fácilmente, decidimos llevarla y preparar un arroz con leche a la asturiana in-situ mientras poníamos un poco de orden en el jardín y hacíamos la comida. Para la barbacoa compramos ternera (rib steak) y cordero, que son carnes que siempre quedan muy bien a la brasa y, aunque con el postre tuvimos una pequeña confusión en las medidas (pinta y media en lugar de litro y medio), al final el arroz con leche quedó riquísimo.

No he sacado ninguna foto porque he estado más preocupado cocinando que otra cosa, pero a ver si la próxima vez tengo un poco más de tiempo y dejo una prueba visual de todo esto.