Siempre me ha parecido una mala costumbre acortar direcciones, hay quien alega que es que así se pueden compartir con mayor facilidad (como si copiar y pegar no fuera con ellos) o que queda más estético.

Pero lo cierto es que detrás de esos servicios nos cuelan muchas veces páginas que no son seguras… y luego llegan las lágrimas (aunque muchas veces ni eso).

Hay dos opciones para este tipo de comportamientos: La primera es bloquear al usuario en cuestión o usar Real URL para ver a dónde demonios se nos quería enviar.

Con tan sólo introducir la dirección en el cuadro se nos mostrará la dirección real que hay detrás de la dirección acortada, útil ¿no? Yo la verdad es que abogo por la primera, pero para los que son nostálgicos (y prefieren seguir exponiéndose a que un día se la cuelen) he pensado que puede que encuentren la segunda de mayor utilidad.

http://real-url.org

Via: GenBeta

Anuncios